martes, 24 de noviembre de 2015

Caca culo pedo pis y la vergüenza ajena de mamá

Los mellizos tienen 5 años y medio y llevamos casi un año, por no decir más, en fase "caca culo pedo pis". Pensaba que duraría menos, la verdad. Pero no sólo no remite si no que va a más en frecuencia e intensidad.


Al principio nos hizo relativa gracia. Los mirábamos, nos reíamos por lo bajini con ellos y a otra cosa. 

Luego era un poco cansino pero soportable. De vez en cuando nos quedábamos alucinados con los juegos entre los niños de la clase: se abalanzaban unos encima de otros y se bajaban los pantalones para verse el culo y darse cachetadas. Todo muy inocente y divertido para todos los bandos del juego. Lo dejamos pasar vigilando que no se excedieran.

Empezamos a explicarles las dudas que quisieran saber y preguntaran, sin forzar. Y empezamos a mediar un poco: "no pasa nada por decirlo pero todo el rato no es gracioso", "no lo chilléis por la calle que al resto del mundo no les hace tanta gracia", "ahora podemos hablar de lo que habéis hecho hoy, que ya hace "peste"". Pero nada, ni razonar ni hacer gracias con ellos ni ponerse al mismo nivel ni las llamadas de atención han servido para nada. 

Ahora ha pasado a ser motivo de alguna bronca y castigo. Y es que ya pasa de castaño oscuro (y la expresión no ha sido escogida al azar). Es que no se puede aguantar. Van cantando y chillando a voz en grito en cualquier parte retroalimentándose en sus gracias. Una mañana camino al cole o una tarde de regreso suele tener esta conversación tipo: 

- Mamá: qué tal x?
- Mellizo 1: x caca
- Mellizo 2: jajajajaja - desternillandose por el suelo y revolcándose en cualquier acera sucia, me empiezo a enfadar.
- Mellizo 1: jajajaja, caca y caca y un pego enorme que huele mal!
- Mellizo 2: sí, Fulanito ha dicho en clase que tal y cual (anécdota infantil) y ha dicho PIPÍ. Jajajaja - ahora además de tirarse al suelo hace la croqueta y sacude las piernas como un insecto boca arriba.
- amigo por la calle: adiós cara de caca - y risas generales.
- Mellizo 1: Y TÚ TIENES EL
PENE GORDO!!!
- Mellizo 2: No, no, TETAS GORDAS, culo gordo... Mira, a esa señora se le ven las TETAAAAAAS GOOOORDAAAAAS!!! - y para mí escarnio público lo dice mirando una abuela que viene hacia nosotros por la calle con la chaqueta abrochada hasta las orejas. 

Ya os hacéis una idea. Persecución por la calle, empujones y revolcones de risa al ritmo de este soniquete tan interesante. Y yo me voy cabreando. Los paro. Razonó. Les digo que ya no es divertido. Les digo en tono alto que paren ya. YAAA!!! Les castigo. Sin Wii el fin de semana. O sin chuches. O lo que sea. Pero ellos se tronchan y yo sigo sumando puntos para ser la malamadre del barrio. No gano para vergüenza ajena ni propia. Y a veces el enfado es de grado mil o a veces acabo estallando en una carcajada porque tanta tontería retroalimentándose entre gemelos no se puede aguantar. 

PD: Y para muestra, un botón. Disfruten y rían con el humor de 5 años. Sí, he pensado si era o no conveniente subirlo y compartirlo. He llegado a la conclusión que refleja bien la realidad de esta etapa. Que es un humor sano. Que aunque de adolescentes les de pudor, más me ha dado a mi vivirlo con ellos día tras día y que además, superada la vergüenza, a los adolescentes o jóvenes del futuro, les puede dar hasta gracia ese "yo" que ya no son. Puede que hasta les traiga recuerdos dulces de las risas y la complicidad con su hermano gemelo. Disfrutadlo! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES