domingo, 10 de octubre de 2010

La guardería Pam i Pipa

Adaptados y contentos, así estamos después de algunos altibajos con los primeros resfriados y las dos primeras semanas de guardería durante las que nos teníamos que acostumbrar, padres e hijos, a la separación y la nueva situación. Como todavía estoy de baja maternal, Pol e Izan han hecho la adaptación poco a poco y hasta alcalzar las tres horas que estarán de momento de 9:00 a 12:00 por la mañana. Podríamos llevarlos también por la tarde desde las 15:00 a las 17:00 dentro de la misma cuota de 127 euros por niño, pero lo cierto es que para entonces ya estamos en casa de la abuela Conchi comidos y haciendo la siesta, a punto de volvernos a despertar y de coger el cochecito doble para ir a pasear de regreso a casa. Hay niños que se quedan a comer entre las 12:00 y las 15:00 por unos 120 euros al mes más, y es una opció interesante teniendo en cuenta que la cocinera hace las papillas y las comidas de los bebés adaptadas a cada niño (según los ingredientes que come, sus alergias, sus gustos) y con productos ecológicos. Pero nuestros pequeñajos todavía toman leche tanto de biberón como del pecho y de momento no vale demasiado la pena.

Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES