martes, 21 de enero de 2014

Educar para la creatividad: DIY - serpiente de calcetines

Cómo hacer una serpiente con calcetines: DIY (c) Celia Ramón
No soy una mamá especialmente mañosa. No como otras que hace cupcakes, cosen vestidos de revista y disfraces espectaculares o hacen origami, macramé, cerámica o scrap como si fuera su segundo (o primer) trabajo, quiero decir. Pero aún así me gusta hacer de vez en cuando manualidades, construir una casa con una caja de cartón, hacer un bolso de una camiseta o, como ha sido el caso, una serpiente de calcetines viejos y medias con carreras. 

Me gustaría, además, inculcarles el gusto por hacer las cosas uno mismo a mis hijos. Que disfrutaran haciendo un bonito pastel o una comida suculenta a alguien especial en vez de comprarlo (siempre). Que se emocionen haciendo o recibiendo un dibujo, una carta o un cuento. Que les inspire "customizar" su propia ropa u objetos o decorar una habitación según sus propios criterios estéticos. Que disfrutan pintando, haciendo barro, o haciendo cualquier cosa por placer. Que crear y compartir un álbum de fotos les sea tan placentero como a mí. Que se les ocurran ideas para reciclar objetos aparentemente ya inútiles y darles otra vida.

De hecho, admiro la capacidad de mi marido para ser un "manitas" que sabe arreglarlo todo. Aunque ahora mismo hablaba más bien de desarrollar el sentido artístico y la creatividad. Me parece importante. Y lamentablemente creo que se le da poca relevancia en la educación actual. Y en casa, ¿cómo nos lo montamos? ¡Hacemos serpientes de calcetines reciclados!

domingo, 12 de enero de 2014

La primera vez en bicicleta

Aprender a ir en bicicleta es de esas cosas que solemos recordar con emoción y que parece que es algo para toda la vida. No en vano se nos dice en múltiples ocasiones, "es como ir en bicicleta" queriendo decir que una vez que aprendemos, la cosa ya no se olvida más. Lo cierto es que no sé que habrá pasado por la cabeza y en la emociones de Izan hoy cuando ha dado por primera vez a los pedales. No sé si para él ha sido memorable (o si lo será), ni si ha sido más o menos emocionante y divertido que cuando aprendió a hacer funcionar el patinete, o la moto de dos ruedas que arrastramos desde que tiene poco más de un año y que finalmente parece ser su objeto de paseo favorito. Pero sí que ha sido para mí muy estimulante ver cómo por fin se atrevía a coger la bicicleta y conseguía, en apenas cinco minutos, dar sus primeras pedaleadas.



miércoles, 8 de enero de 2014

Errores de los Reyes Magos


"¿Cómo se han portado los Reyes?", pregunta todo el mundo. Y se refieren a cuántos regalos nos han traído y cómo de bonitos han sido. Pero, pasada la vorágine de las fiestas, deberíamos reflexionar sobre cómo nos hemos comportado los padres, si como "Reyes" o como viles chantajistas (desesperados y desbordados de vacaciones infantiles, a veces). Si hemos encontrado el equilibrio entre la ilusión y el exceso. Si hemos sabido vivir la ilusión a través de nuestros hijos. Si les hemos dejado disfrutar y si hemos jugado con ellos. 

Por nuestra parte hemos caído, tarde, en la cuenta de un fallo garrafal. Haciendo ayer los deberes de P3 sobre los juguetes traídos surgió el drama: de pronto Izan recuperó y comparó las cartas suya y de su hermano en un ejercicio de recordar qué habían pedido y recibido. 

Efectivamente, hicimos las cartas a los Reyes, Papá Noel y el tió con tiempo suficiente, les recordamos a los niños que no todo lo que se pide se trae siempre porque hay muchos niños y no siempre pueden con todo (a lo que los mellizos replicaban que son seres mágicos y la cantidad o el tamaño no es problema). Pero, fallo, resultó que de lo que no trajeron estaba todo en la carta de uno de los gemelos. No fue intencionado, pero salió así entre tíos, abuelos, padres, peticiones de última hora y sorpresas. 

Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES