viernes, 21 de septiembre de 2012

Sin los abuelos, no somos nadie


Los abuelos y la conciliación - @CeliaRW

Sin los abuelos no somos nadie. Gracias a la abuela y al abuelo puedo ser una mujer de mis tiempos: una madre trabajadora con carrera, una mujer con intereses más allá de los niños que acude a jornadas interesantes, una periodista que va haciendo carrera, una escritora con algunos minutos para modelar palabras. Gracias a los abuelos soy una MASP, una madre aunque sobradamente preparada, que hace equilibrios entre su yo como mamá, su yo como profesional, su yo como amiga adulta, su yo como pareja y su yo más íntimo. 

Es justo reconocerlo, sin los abuelos, las madres y los padres de hoy día no seríamos la mitad de lo que somos. Porque la maternidad y la paternidad tienen unas altas exigencias, si se quiere llevar adelante con un mínimo de atención, amor y responsabilidad. Cuando los niños desembarcan en nuestras vidas es para siempre, están ahí, hay que atenderlos, cuidarlos, educarlos, mimarlos, jugar con ellos, escucharlos, hablarles, pasear con ellos, leerles un cuento a cualquier hora y antes de ir a dormir, hacerles la comida, ¡comprarles comida!, bañarles, celebrar con ellos los cumpleaños, disfrutar las vacaciones en familia... 

Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES