Educar bebés (múltiples)

Os dejo aquí alguna páginas y enlaces en los que he encontrado información que me ha parecido interesante sobre diversos temas que afectan al cuidado, educación y desarrollo de los niños.

Sobre gemelos: 



  • Os recomiendo de todas todas el libro de Cooks Fenstra "El gran libro de los gemelos". Un libro de cabecera para muchas familias con múltiples que sirve hasta bien entrada la adolescencia y desde el embarazo. 
  • Otro libro: “Emotionally healthy twins. A new philosophy for parenting two unique children". Joan Friedman 
  • Otro libro más: "Ser padres de gemelos, trillizos y más". Patricia Maxwell y Janet Poland.
  • La AEAP describe de un modo breve qué son los gemelos y qué implica un embarazo gemelar, así cómo las principales características de su evolución y paútas educativas una vez nacidos. http://www.aepap.org/familia/gemelos.htm#dosa
  • "Comer, amar, mamar. Guía de crianza natural", Carlos González (que incluye sus tres libros más conocidos). 
  • "Domir sin lágrimas", Rosa Jové
  • "Educar a los hijos con inteligencia emocional", Jose María Gallego
  • Algunas cosas interesante que voy encontrando y archivando en Pinterest en mi tablero sobre Maternidades y educación
  • Y también en el Twitter de @1parde2 voy enviando artículos que me parecen interesantes sobre educación, escolarización, valores y filosofía de vida.  




Sobre educación en general: 

Yo no soy de tomarme nada al pie de la letra y creo que el mejor criterio es el propio, el sentido común aplicado con intuición y cariño. Sin embargo, hay lecturas que ayudan y dan ideas o como mínimo hace refleciaonar. Para mí es el caso de libros como: 


Sobre dormir:

Hago aquí un apartado sólo sobre el sueño porque en su día era algo que me preocupaba especialmente (los dos primeros años con gemelos sin dormir una noche entera es algo muuuuuuy cansado).

Portal "Dormir sin llorar"  para dar a conocer a los padres ideas y soluciones para lograr mejorar el sueño de su bebé  sin necesidad de dejarle llorar ni a intervalos.

En el mismo portal, del artículo sobre cómo funciona el sueño de los bebés, "8 Hechos sobre el sueño de los niños que todos los padres deberían conocer" destaría las siguientes citas: 
  1. Primera lección de “ser padres por la noche”: los bebés necesitan que se les duerma, no solamente que se les deje para que se duerman. Algunos bebés pueden ser dejados somnolientos y se dormirán solos, otros necesitan que sus padres les ayuden a dormirse.
  2. La razón es que, mientras los adultos entramos directamente en la fase de sueño profundo, los niños en los primeros meses entran primero en una fase de sueño superficial. Y tras 20 minutos o más, gradualmente entran en fase de sueño profundo, del cual ya no es tan fácil despertarles.
  3. El tiempo de pasar del sueño profundo al ligero es un periodo vulnerable del sueño, en el que muchos bebés se despiertan si alguna circunstancia les preocupa o incomoda (como el hambre).
  4. Los ciclos de sueño de los adultos duran una media de 90 minutos, los de los niños son más cortos (50-60 minutos) así que tienen un periodo de sueño vulnerable cada hora o menos. Si cuando el bebé está en esta fase usted deposita una mano consoladora en su espalda o canta una nana suave, o si el la siente próxima a el porque duerme con usted, pasará este periodo sin despertarse.
  5. Segunda lección de “ser padres por la noche”: algunos bebés necesitan que les ayuden para volverse a dormir.
  6. LOS BEBÉS NO DUERMEN TAN PROFUNDAMENTE COMO USTED: no solamente les lleva más tiempo dormirse y tienen periodos  de sueño vulnerable con más frecuencia, sino que además, el sueño ligero dura el doble que el de un adulto.
  7. Tercera lección de “ser padres por la noche”: intentar que un bebé duerma demasiado profundamente demasiado pronto puede no ser lo mejor en términos de desarrollo del bebé. Por esto, los nuevos padres vulnerables a los “entrenadores de sueño” no deberían sentirse presionados para hacer que sus bebés duerman demasiado profundamente demasiado pronto.
  8. La edad a la que los bebés se asientan (es decir: se van a dormir con facilidad y permanecen dormidos) varía ampliamente de unos niños a otros.
  9. Lección 4 de “ser padres por la noche”: un hecho importante a recordar es que los hábitos de sueño de su bebé son más un reflejo de su temperamento (del bebé) que del estilo de crianza que  halla elegido. Mantenga en su mente que otro padres habitualmente exageran lo que duermen sus hijos, como si eso fuera una marca de buena paternidad, que no lo es. No es su culpa que el bebé se despierte.
 Todavía del mismo portal, preguntas y respuestas:
  1. (...) los niños que se despiertan son algo más de la mitad. Tu hijo no es una excepción, en realidad su comportamiento forma parte de su evolución normal y tarde o temprano acabará pasando.
  2. A los 8 meses se inicia la etapa de la angustia de separación en la cual es frecuente que los despertares de los bebés se incrementen porque necesitan saber que su madre está cerca, que les va a atender y a cubrir sus necesidades.
  3. A esto hay que sumarle que a estas edades empiezan a aparecer molestias como la erupción de los dientes, que molestan e impiden al bebé descansar adecuadamente.
  4. Los hitos en el desarrollo psicomotriz como sentarse, gatear, caminar, etc. alteran a muchos bebés que quieren practicar estas nuevas habilidades día y noche.
  5. Y es que realmente los primeros años de la vida de un niño al estar llenos de cambios son muy estresantes para ellos, no solo para las madres y padres. Para mejorar las noches hay que  buscar comprender las causas normales a sus alteraciones de sueño.
  6. (...) la presencia de la madre o padre para conciliar el sueño,  aunque muchos padres lo vivan como un problema, no lo es en absoluto. Es normal que los bebés y los niños requieran de la presencia paterna. Esto les brinda seguridad y afecto creando fuertes lazos de apego que resultan muy enriquecedores para el futuro y  para la vida familiar.
  7. (Los bebés, al despertarse por la noche de un modo natural, a veces no saben volverse a dormir solos y ...) muchos otros lloran para llamar a su padre o su madre, para comprobar que siguen ahí y que no han sido abandonados o para que les ayuden a volver a dormir.  Como generalmente se duermen siendo mecidos, mamando, con el chupete... no asocian la cuna con el sueño. 
Finalmente, también de Dormir sin Lágrimas, un artículo sobre la importancia de que los padres estén emocionalmente atentos a las señales de sus hijos a la hora de hacerlos dormir. Para que los bebés duerman, la receptividad de los padres es más importante que la rutina. (Investigación) 
  1. Sus hallazgos plantean nuevos retos a los padres porque sugieren que la atención emocionalmente disponible – la observación de las señales y responder adecuadamente a los niños - es más eficaz que un comportamiento específico (rutina) a la hora de acostarse promover un mejor sueño.


***
NOTA FINAL: 
Esta es una página de recursos en evolución. Si tienes sugerencias, son bienvenidas. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES