jueves, 2 de junio de 2011

Primeros pasos de los mellizos

Pol e Izan han esperado al año para lanzarse sin miedos al vacío entre la mesilla y el mueble de la televisión ida y vuelta. Los cuatro o cinco pasos inciertos que les separan de uno u otro objetivo o de los brazos de papá y mamá les hacen subir la adrenalina de tal modo que tras cuatro o cinco intentos están ya completamente eufóricos y desatados. Para acabar de arreglar este despliegue de emociones, han recibido dos andadores como regalo de aniversario y cuando se cansan de ir tambaleantes a destinos lejanos se cogen del asa y empiezan a correr ayudados por los artefactos con ruedas. Aunque de vez en cuando ponen emoción al asunto y llevan los andadores del revés, de lado o sencillamente deciden arrastar con grandes suspiros de esfuerzo las sillas o la mesita del salón. Cualquier objeto es susceptible de ser un punto de apoyo para los gemelos que se mueven de pie arrastrando lo que pillan por delante. ¡Apártese quién pueda, que aunque uno de los andadores tiene intermitentes y pito, no está la nueva habilidad andarina como para además ir calculando obstáculos y evitándolos!



Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES