miércoles, 24 de abril de 2013

Conversaciones de gemelos: de canciones, fiestas y vacas



 Los mellizos Pol e Izan llevan una temporada que no callan ni bajo el agua, y de un tiempo a esta parte han empezado a inventar canciones, historias y a veces hasta palabras en un lenguaje propio con el que ellos se tronchan.
- Pásame el wachupí - dice por ejemplo Pol
- ¿El wachupí? Claro... Toma - contesta Izan mientras le tiende el supuesto objeto. Y no cualquiera, uno seleccionado ante el que su hermano asiente, o bien le contesta que se ha equivocado. Y su padres nos quedamos a cuadros.

Izan, además, tiene la virtud de inventarse historietas de pronto. Bueno, quizá el piensa que son reales. Para muestra, un botón: hemos empezado escuchando su nueva canción...
-¿Te gusta mi canción, mamá?
Hemos seguido hablando de su próximo tercer cumpleaños al que he descubierto que tienen toda la intención de invitar a toda la guardería... Ummmm, no estaba previsto, pero parece que les hace ilusión, pobres. Aunque Pol ha dejado bien claro que "Me parece que Óscar no va a poder venir".

Y finalmente, Izan ha decidido ir a ver las fotos de su tía Noemí en la nevera, ha invitado a la vaca que tiene aterrorizada a su tía a su cumpleaños y le ha hecho todo un discurso para que no tenga miedo a la vaca. :O

A cuadros. Divertido, pero a cuadros.


PD: especialmente dedicado a la tita Noemí.


viernes, 12 de abril de 2013

La adquisición del lenguaje en gemelos: charlatanes a dúo.

Recuerdo haber estado preocupada en un inicio sobre la adquisición del lenguaje de los mellizos. Había leído en "El gran libro de los gemelos" que es frecuente que tarden más en arrancarse a hablar, que uno de los dos hable por los dos, o que incluso desarrollen un lenguaje propio comprensible sólo entre ellos.

Además, decidimos que en casa queríamos fomentar plurilingüismo porque vivimos en Catalunya y tenemos raíces en Baleares, impensable no hablar catalán. El castellano es la lengua más usada en la pareja y en la familia, especialmente la paterna, y además por vía materna somos también suizos de la parte francófona. No íbamos a negarles esa riqueza lingüística y cultural, hubiese sido una lástima cuando además dicen que hablar varios idiomas ayuda a desarrollar muchas facetas de la mente. Pero tenía un resquicio de preocupación por sí tres lenguas no iban a sumarse a la condición gemelar y crear algún conflicto en el desarrollo del lenguaje. Dejemos que las cosas pasen a su ritmo, acabamos por pensar...

No hubo retraso alguno, con dos años y poco se lanzaron durante las vacaciones en Andalucía a hacer frases de dos y tres palabras y a imitar todo lo que oían, incluido algún frustrante "me cago en tu padre" o "coño, coño, coñooo" que nos dedicábamos a ignorar con cara de circunstancias. Y vaya si se hacían entender!

Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES