miércoles, 27 de enero de 2016

Un regalo para papá

Te queremos, papá, marido, amante, amigo. Te queremos porque te lo mereces con creces y ese es el mejor regalo que podemos ofrecerte. Luego hay detalles en forma de ensaimada con velas, pasteles de plastelina, piruletas gigantes de plastelina (de esa tienda, esa, ya sabes, la que trabajó la iaia haciendo bombones y en vez de venderlos se los comía a pares... Esa donde las dependientas aún se ríen con la sincera verborrea de tus hijos). Incluso nos hemos acordado de tu afición por los cuchillos y te ha caído una navaja. Suiza, oye, que no es cualquier cosa u tiene muchos cachivaches que sirven para todo. Ahora sí tendrás a mano destornilladores, abridores y cuchillos, todo en uno, solo falta que no la olvides. 


Pero eso son detalles. Porque el regalo realmente importante es que te queremos, mucho, muchísimo, infinito, lo que viene siendo hasta la luna ida y vuelta pasando por el sol y llegando a las nubes. 

Te queremos porque nos haces reír. Porque eres un poco payaso un pico señor serio al mismo tiempo. Porque lo mismo juegas a la Wii con pasión que cambias la radio del coche (con algún percance), lo mismo cocinas riquísimo que te hinchas de chuches con Pol, o lo mismo vas de traje y corbata a trabajar que te tiras al suelo en el bosque en busca de la piña perdida. Porque cantas mal y lo sabes y sigues cantando con letras inventadas totalmente imposibles. Sin vergüenza, dí que sí. Porque bailas bien, y lo sabes, y nos enseñas pasos de salsa. Porque abrazas, y besas, y haces cosquillas. Porque mimas. Porque enseñas, aprendes, pierdes apuestas absurdas, y las pagas. Porque sigues intentando dibujar bien, hacer muñecos de plastelina, hacer manualidades... Y no, no es lo tuyo pero no importa. Porque lo sabes todo, o te lo crees. Porque la conversación es siempre interesante. Por eso. Y por mucho más: felicidades. 

jueves, 7 de enero de 2016

El juego de los besos: amor de gemelos

Con un atardecer espectacular en la playa y tiempo por delante los mellizos han inventado un nuevo juego: perseguirse para darse besos! Algunos "de verdad" y otros con lametón "de vaca" incluido. El juego consistía en perseguir al hermano, darle un beso o un empujón si había sospecha de lengua, y en definitiva, en reírse. Siendo niños y teniendo un gemelo para inventar juegos tontos no hace falta nada más.



Ah, y hacer caras raras para las fotos, claro ;) 



sábado, 2 de enero de 2016

Cuento: Fumet y los Piratas, de Izan

Había una vez una Isla donde había un gato que se llamaba Fumet. Un hombre que se llamaba Pol T. Barba Oscura piratas. Fin de piratas.

De Izan Torregrosa 







viernes, 1 de enero de 2016

Cuento: Los Piratas, de Pol

El cuento de Pol T. "Los Piratas". Los piratas que venían de Nunca Jamás... 

Había una vez que llovía y venían los piratas que atacaban porque había la guerra. 
Terror. 




Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES