jueves, 18 de junio de 2015

Mi hijo baila: ¿hay extraescolares de niño o de niña?

Mi hijo baila. Sí, es un niño. Y sí, baila. Y yo voy  a verle a los espectáculos que hacen y me derrito. Debe ser la tontuna del amor de madre, pero ver todo un grupo de niños y niñas de cuatro y cinco años bailar dos coreografías enteras con ese salero y esa gracia, a mí me funde y se me queda cara de bobalicona mientras hago fotos a diestro y a siniestro y otros tantos vídeos, vaya a ser que de mayores se nos olvide la gracia que tenía el niño exhibiendo sus dotes artísticas.

Espectáculo de danza fin de curso, "Minidancer" - Derechos reservados (c)
La verdad es que dudé mucho el año pasado antes de proponerles a los mellizos las extraescolares que podrían hacer este año. En nuestra escuela no son partidarios de saturar a los niños con extraescolares y me encanta esa filosofía. No parece muy sano que los niños encadenen extraescolar tras extraescolar porque los padres tenemos horarios laborales imposibles de conciliar con la vida. Igual que no me parece que los niños necesiten aprender muchos más conceptos, idiomas, matemáticas o estudiar después de pasarse 8 horas en el colegio haciéndolo. No quiero que mis hijos cojan tirria al estudio, quiero que disfruten aprendiendo. Y quiero que tengan tiempo de jugar, de relacionarse, de aprender de otro modo y hasta de aburrirse. Que aburrirse es muy sano, da para lugar para pensar. Total, que me gusta la filosofía de no hacer extraescolares para niños de P3 que sólo tienen 3 y 4 años. Y la de tener opciones reducidas para los de P4 y P5 con cuatro, cinco y seis recién cumplidos. Pero claro (siempre hay un pero), resulta que luego las opciones a elegir en esas edades son pocas.  

miércoles, 10 de junio de 2015

Con la conciliación hemos topado


EMOCIÓN MÁXIMA! Hoy ha salido a la luz la segunda edición del ebook #mamiconcilia que recoge testimonios de todo tipo sobre conciliacion. Y una humilde servidora está entre los 28 testimonios.

Como dicen en la web de este proyecto: "Un año después del lanzamiento de la primera edición de #mamiconcilia ve la luz una nueva edición (...) recoge la historia de varias madres azotadas por la crisis económica, otras que fueron discriminadas en el trabajo al comunicar que estaban embarazadas o despedidas al volver de la baja maternal, mujeres que encontraron una alternativa a la conciliación en el autoempleo o se reinventaron y emprendieron una aventura empresarial". 

miércoles, 3 de junio de 2015

Con las vacunas hemos topado

Alto ahí! Se ha desatado el debate sobre vacunas sí o vacunas no. Más bien sobre vacunas sí o sí. Y es que llevaba tiempo por ahí por lo bajini. Que de pronto es muy cool ponerse por encima del sistema de salud y de los médicos (que no nos engañemos, dan poca confianza desde el momento que tienes hijos y descubres con desconcierto que la medicina lejos de ser una ciencia de dos y dos son cuatro es más bien una especie de "a ver qué opina hoy el médico" porque no hay ni uno que se ponga de acuerdo). Y oye, que si uno quiere que su hijo sea vegano, no renga tele, no celebre los Reyes Magos o no haga fiestas de cumpleaños, pues es muy libre. Pero con las vacunas hemos topado y resulta que no afecta solo a tu familia, también afecta a la mía y la del vecino.



No seré yo quien defienda a ultranza todas las vacunas que nos venden. Por motivos económicos o por creencia algunas optativas y de pago no las hemos puesto. Pero no soy yo quien para cuestionar el calendario de vacunas general. 

Yo no lo diría mejor, así que mejor mirad en "Ser padres": Vacunas: Cosas que se dicen y no son ciertas

Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES