miércoles, 15 de septiembre de 2010

¿Con quién dejo a los niños?

¿Seré mala madre por dejar a los niños en la guardería?
Es una tontería de pregunta pero es casi de las primeras que se hace una estando ya embarazada cuando piensa en el futuro. Si la madre y el padre trabajan tampoco es que las opciones sean muchas: o alguno de los dos -normalmente la madre- deja de trabajar para ocuparse de criar a los hijos, o los abuelos se ocupan de los nietos, o viene una tercera persona a quién pagas por ocuparse de tus hijos en casa, o, finalmente, los dejas en una guardería, a poder ser la mejor. O una combinación de las anteriores, claro.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Romper la rutina

Primos y primitos (c) CRW
Las vacaciones de los padres han sido para los gemelos toda una ruptura de su rutina. Y se cansan. Hay quién se sorprende que los niños no se adapten más rápido o no tengan todo el rato buena cara, pero si uno piensa proporcionalmente, cambiar todo el orden de su normalidad durante 20 días cuando su vida entera es de cuatro meses es mucho, muchísimo, casi un veinte por ciento de su existencia.

sábado, 4 de septiembre de 2010

Hasta el infinito y volver

La tita Silvia saluda a sus sobrinos a la llegada (c) CRW
"Te quiero hasta el infinito y volver", le dijo su sobrino, Víctor, a Andrés mientras se debatía entre toda la familia si este último tenía derecho a volver a entrar en piscina inflable una vez cambiada el agua. Y es que pierde mucho pelo y por lo visto lo deja todo lleno. Así que Víctor estaba consolándole y dándole su permiso para que pudiesen seguir jugando juntos en el agua cuando Paula, la hija de tres años de la prima dijo  la suya: "Yo también te quiero, pero es que dejas muchos pelos".

miércoles, 1 de septiembre de 2010

El primer vuelo de los gemelos

Viajar con dos bebés en avión es complicado. Para empezar, dos bebés no pueden ir con un solo adulto, se necesita una persona por bebé, así que hemos hecho filigranas para ir y volver. Andrés viajará de Barcelona a Ibiza y viceversa cuatro veces en diez días. Para llegar a la isla los cuatro y que los peques acaben de conocer a la familia, para ir a trabajar, para venir a buscarme y para regresar de nuevo los cuatro. Los costes, por supuesto se disparan.

Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES