martes, 21 de enero de 2014

Educar para la creatividad: DIY - serpiente de calcetines

Cómo hacer una serpiente con calcetines: DIY (c) Celia Ramón
No soy una mamá especialmente mañosa. No como otras que hace cupcakes, cosen vestidos de revista y disfraces espectaculares o hacen origami, macramé, cerámica o scrap como si fuera su segundo (o primer) trabajo, quiero decir. Pero aún así me gusta hacer de vez en cuando manualidades, construir una casa con una caja de cartón, hacer un bolso de una camiseta o, como ha sido el caso, una serpiente de calcetines viejos y medias con carreras. 

Me gustaría, además, inculcarles el gusto por hacer las cosas uno mismo a mis hijos. Que disfrutaran haciendo un bonito pastel o una comida suculenta a alguien especial en vez de comprarlo (siempre). Que se emocionen haciendo o recibiendo un dibujo, una carta o un cuento. Que les inspire "customizar" su propia ropa u objetos o decorar una habitación según sus propios criterios estéticos. Que disfrutan pintando, haciendo barro, o haciendo cualquier cosa por placer. Que crear y compartir un álbum de fotos les sea tan placentero como a mí. Que se les ocurran ideas para reciclar objetos aparentemente ya inútiles y darles otra vida.

De hecho, admiro la capacidad de mi marido para ser un "manitas" que sabe arreglarlo todo. Aunque ahora mismo hablaba más bien de desarrollar el sentido artístico y la creatividad. Me parece importante. Y lamentablemente creo que se le da poca relevancia en la educación actual. Y en casa, ¿cómo nos lo montamos? ¡Hacemos serpientes de calcetines reciclados!

Los mellizos siempre quieren dos ¿o no?

En este caso la serpiente calcetinera surgió por pura necesidad. Los mellizos se han aficionado a Harry Potter (otro día os cuento si a lúa tres años es adecuado) y jugaban con una serpiente de peluche que guardaba de mis años universitarios (en realidad era para ponerlo en puertas y ventanas para evitar corrientes de aire, pero eso no les interesa a los gemelos de tres años). La cuestión es que a pesar que mis hijos tienen asumido lo de compartir desde muy pequeños, debe ser intrínseco a nacer con un gemelo, y que no todo va a ser doble en casa, en algunos casos no hay más remedio que tener algunas cosas a pares si no quieres vivir interminables disputas de "ahora me toca a mi, ¿vedad mamá?". 

Así que pese al poco convencimiento de Pol, que era el que iba a tener una serpiente "Salazar" de calcetines porque su hermano Izan tenía la serpiente de peluche pegada a la piel, le dedique una tarde. Si queréis hacerla vosotras, no tiene misterio.

Do it yourself, el DIY de la serpiente de calcetines: 


Las fases de creación de la serpiente: 

  1. Recupera los calcetines viejos y desparejados que tienes en ese cajón inombrable a la espera que aparezcan los pares. No, no regresarán de su viaje a la lavadora. Lo siento. 
  2. Coge también esa media que tiene una carrera, si es de un color vistoso y bonito, mejor que transparente y color carne. Sí, la que has "reparado" con esmalte transparente porque total esa parte la tapa la bota, pero que amenaza con un agujero para airear el dedo del dedo gordo derecho. 
  3. Separa los calcetines que sean más nuevos o tengan motivos o rayas o colores que te gusten de los que estén peor, que servirán para el relleno. 
  4. Corta la media desde el centro de la cintura hasta la parte de la unión de las piernas, en línea recta. Te quedarán dos piernas. 
  5. Pon una pierna de la media dentro de otra. Rellénala de bolas de papel o, si tienes suficientes. De bolas dd papel recubiertas de calcetines viejos que enrollarás. 
  6. Si quieres una cola "de cascabel" como nosotros, haz tres bolas, cada una más grande que la anterior. Serán las primeras bolas con que rellenarás la pierna de la media empezando por la menor. Cada vez que pongas una, estira buen la tela a su alrededor y haz un nudo antes de poner la siguiente bola. 
  7. Rellena toda la media con papel y calcetines. Al final, anuda las dos piernas de la media. 
  8. Con uno de los calcetines que estén mejor, rellena y haz la cabeza. Rellenando la parte del pie hasta el talón tiene la forma perfecta. 
  9. Une las piezas: Introduce la cabeza en el extremo de la serpiente donde has hecho el nudo final a las medias. Estirando la parte del calcetín que hace de cabeza que no has rellenado quedará buen encajado. Cose el extremo de ese calcetín a la media. 
  10. Si has guardado calcetines de rallas o colores, puedes recortar trozos y repartirlos a lo largo de la serpiente para decorar. Cóselos. 
  11. Yo no lo hice, pero con pintura tipo aerosol (de las de hacer grafitis) o con brochas y pintura plástica se podría decorar (si tenéis la paciencia de luego dejarla decorar y si no tenéis niños que se pongan las cosas en la boca).
  12. Para qué quede más bonita, puedes tapar cada bola de la cola con un trozo de tela diferente y tapar los nudos. 
  13. Cose botones para los ojos, otro más grande para la boca y no olvides un par de hilos (una cinta, unos cordones...) que doblados en dos y cosidos bajo el botón boca hagan de lengua siseante y bífida. 

Si como mis hijos, los tuyos ayudan a seleccionar los calcetines, los trozos dd tela "bonitos", los botones, a rellenar... Será una obra manual, creativa y colectiva que mostrarán con orgullo a sus compañeros de colegio y profesores y además habréis pasado la tarde bien entretenidos. Y lo que es mejor, te habrás desecho de esos calcetines desparejados y de esas medias que no querías tirar pero que, francamente, eran menos utilizables que tus bragas "de la regla" (esas también pueden rellenar, total, nadie va a enterarse). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES