miércoles, 8 de enero de 2014

Errores de los Reyes Magos


"¿Cómo se han portado los Reyes?", pregunta todo el mundo. Y se refieren a cuántos regalos nos han traído y cómo de bonitos han sido. Pero, pasada la vorágine de las fiestas, deberíamos reflexionar sobre cómo nos hemos comportado los padres, si como "Reyes" o como viles chantajistas (desesperados y desbordados de vacaciones infantiles, a veces). Si hemos encontrado el equilibrio entre la ilusión y el exceso. Si hemos sabido vivir la ilusión a través de nuestros hijos. Si les hemos dejado disfrutar y si hemos jugado con ellos. 

Por nuestra parte hemos caído, tarde, en la cuenta de un fallo garrafal. Haciendo ayer los deberes de P3 sobre los juguetes traídos surgió el drama: de pronto Izan recuperó y comparó las cartas suya y de su hermano en un ejercicio de recordar qué habían pedido y recibido. 

Efectivamente, hicimos las cartas a los Reyes, Papá Noel y el tió con tiempo suficiente, les recordamos a los niños que no todo lo que se pide se trae siempre porque hay muchos niños y no siempre pueden con todo (a lo que los mellizos replicaban que son seres mágicos y la cantidad o el tamaño no es problema). Pero, fallo, resultó que de lo que no trajeron estaba todo en la carta de uno de los gemelos. No fue intencionado, pero salió así entre tíos, abuelos, padres, peticiones de última hora y sorpresas. 

Ups. Así que uno sí lo recibió todo y el otro se quedó con tres deseos menos. Que ellos se repartieron los deseos a lo hora de hacer las cartas (era para verlo) y luego todo es de todos. Pero el disgusto no se lo quita nadie. 

Con las dos cartas bien presentes, vete a saber lo que pasa por su cabecita para tener tanto disgusto dentro de la gran alegría que le arrolla en general. Quizá cree que ha sido "malo" o "más malo", las comparaciones entre hermanos son odiosas y más entre iguales gemelares. 

Quizá piensa que es porque lloró. Aún me angustio recordando que el mismo día de reyes Izan se cayó tras un resbalón y se pudo a llorar desconsoladamente. Pero no por daño, si no porque se había lastimado y no podía parar de llorar mientras decía "que si lloro los reyes no me traerán regalitos". La verdad es que tiene la manía de pedirlo todo lloriqueando, aunque os aseguro que hasta que no lo pide en tono normal y por favor no consigue nada. Nos costó que entendiera que llorar si se ha caído está "bien". Pero está claro que en algún momento de lloriqueos continuos y cansancio y excitación por las fiestas le dijimos que no llorara o los Reyes no estarían contentos. Os prometo que he hecho un ejercicio consciente para no chantajear con la ilusión, porque además luego los Reyes vienen igual cargados de regalos y me parece absurdo y cruel. La educación es otra cosa y va más allá de las dos semanas antes de la caída mágica de regalos. Pero se nos debió colar, a la vista está. 

En fin, que a pesar de nuestro propósito de que no se desborde la casa de regalos (y os aseguro que con gemelos, si además quieres que cada cuál tenga sus propios regalos, no es fácil), y a pesar de la reducción de gastos por la crisis, en cuanto abran voy a por un par de esos regalos que los Reyes, despistados, "olvidaron" en sus sacos mágicos. Porque el consumismo y la sobreabundancia son malas, pero las comparativas negativas con el gemelo creo que son peores. Los Reyes van a tener que aprender bien esta lección. 

PD: os recomiendo esta carta de una madre a sus hijos deseando que los padres les permitan ser niños sin chantajes ni juicios. "I no voldria, en cap cas, que aquest gran muntatge d’ il·lusió que els adults preparem per a les nostres criatures fos motiu suficient per exigir-vos un comportament submís, dòcil i obedient. Sentiu-vos lliures, avui més que mai, de ser nens i de ser tal com sou." O traducido: "Y no querría, en ningún caso, que este gran montaje de ilusión que los adultos preparamos para nuestras criaturas fuera motivo suficiente para exigiros un comportamiento sumiso, dócil y obediente. Sentiros libres, hoy más que nunca, de ser niños y de ser tal como sois". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES