viernes, 27 de noviembre de 2015

La escritura intuitiva: cartas de amor a mascotas desaparecidas

Lo de la escritura intuitiva me tiene muerta matá de la impresión! Y cuando descubres que tus hijos aún echan de menos su conejo desaparecido, aish... Mátame camión! Me sigue pareciendo acelerado y rápido empezar en P5, que ni siquiera es obligatorio, con la lecto-escritura. Pero es que por otro lado alucino tanto...

Los mellizos están muy motivados y con lo movidos que son se pasan sus buenos ratos haciendo listas de la compra, me piden que les regale libretas para escribir notas, de pronto han redescubierto la pizarra que estaba a punto de donar y escriben cartas. De amor, con mucho sentimiento. Al conejo que teníamos de mascota y que acabamos regalando a una pareja de tortolitos de Walkapop a cambio de que se lo llevaran cuando los gemelos estaban de vacaciones con sus abuelos. 

Digooooo, no, no, que Manchitas el conejo se fue a una granja para ser más feliz rodeado de otros animales y emparejado con una bonita coneja con quien ha tenido muchos conejitos. Ahora que lo pienso, no sé siquiera si era conejo o coneja... Que no es que seamos unos padres desalmados, pero el conejo apareció un día por arte de magia como regalo en casa, en plena mudanza, cagaba una barbaridad y encima ya os podéis imaginar sé quién limpiaba la jaula. Por si fuera poco, el conejo pegaba unos bocaos que pa' qué cada vez que ibas a darle comida, así que de acariciarle ni hablar. Como mascota era un "ful" y para redondearlo roía a todas horas las sillas y la mesa de teca del patio que nos habían regalado!

Eso no quita que me sienta culpable como madre y que se me rompa el corazón cuando los mellizos escriben cartas con corazones al conejo diciéndole que quien ir a visitarlo!!! Me veo buscando granjas con conejos blancos de manchas negras!!!!

Total, que la escritura intuitiva muy emotiva, oiga! 

PD: explícale luego a tu hijo que las mentiras están mal, sean piadosas o no. Entre el conejo, los chupetes que dimos a los pingüinos del zoo (para que no tuvieran más choperas) y la gran fábula de las Navidades con el tió, Papá Noel y los Reyes estamos sumando puntos de malos padres!!! 😰




3 comentarios:

  1. Bueno, yo tengo un conejo (y una gata), y hay que aprender a cuidarlos y a entenderlos, como a cualquier animal. No es como tener un perro o un gato, no se parecen en nada. Necesita espacio, no estar en una jaula (así se estresan y se vuelven agresivos). No es un objeto para regalar (ningún animal lo es), y hay que pensarlo mucho antes de tenerlo. No creo que el pobre mordiese por placer, seguramente necesitaba espacio y ejercicio :(

    Ahora espero mellizas, y les voy a enseñar desde el principio que los animales no son juguetes, si no quieren ser molestados o tocados, mejor no hacerlo. Un conejo es muy atractivo para unos niños, pero es muy delicado, especialmente a la hora de cogerlo, se le puede hacer daño fácilmente en la columna. Y si se asustan, pueden morder.

    Igual en un futuro los mellizos pueden tener un perro, que seguro que os hace más felices a todos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo, los animales hay que conocerlos, saber tratarlos y pensarlo bien antes de comprarlos. Nosotros nos los encontramos sin comerlo ni beberlo e hicimos todos los posibles por tratarlo lo mejor que supimos, le compramos la jaula más grande que encontramos y nos pudimos permitir, le dejábamos suelto en el patio durante el día, nos informamos... Pero aún así, no supimos y para nosotros no era fácil gestionarlo. Por eso decidimos darlo a alguien que de verdad pudiera, quisiera y supiera cuidarlo. Los mellizos se mueren por tener un perro y siempre les hemos dicho que no. No por nada, nos encantan los perros, pero una que es de campo no puede ver animales viviendo en la ciudad en espacios reducidos. Gracias por tu comentario :)

      Eliminar

Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES