martes, 4 de agosto de 2015

Segundo día de vacaciones: el día tranquilo

Las vacaciones con niños son de todo menos aburridas y descansadas. Se levantan con una energía y les dura tanto que es para quedarse mirando y admirarlo sinceramente. Lo que pasa es que una suele estar implicada en esos planes y hay que seguir el ritmo como sea.

Después de un día intenso como el primer día de vacaciones de ayer, hoy hemos (he) optado po un día tranquilo. Dícese: película en francés para reforzar el trilingüismo de esta casa por la mañana. Piscinita, globos de agua, acuarelas, figuras con barro de colores, de nuevo bailes... Y todo eso mientras mamá recoge la casa, hace lavadoras y cocina. Por supuesto, por en medio hemos tenido llantos, peleas y luego juegos como si fueran los mejores amigos del mundo. Cosas de gemelos, tienen una relación amor-odio-amor tan intensa que es agotador. 

Pinta, colorea, haz marionetas con bolas de porexpan... ¡Imaginación al poder!
- Todos los derechos reservados (c) Celia Ramón Wyser



Por suerte, vivimos cerca de la playa y hemos podido ir a saltar olas hacer castillos de arena con la amiga de mama. Y para acabar una tarde tranquila, unos polos para unos y unas claras para otras en el chiringuito. Hay que ver la afición que los mellizos tienen con el chiringuito! Y es que es de los pocos bares donde las madre se pueden medio relajar de charleta mientras. Los peques juegan en la arena; no es la más limpia de la playa (lo de las colillas es un espanto) pero les el único lugar en que las madres de gemelos podemos mantener una conversación adulta sin tener que salir corriendo del local a los cinco minutos de llegar. 

Así que para compensar, un día tranquilito no está nada mal :) 

En la playa con amigos - Todos los derechos reservados (c) Celia Ramón Wyser

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES