domingo, 25 de mayo de 2014

Cosas divertidas, gratuitas y guarras!

Hay pequeños placeres que nadie debería perderse para ser feliz en esta vida. Y mucho menos un niño (o dos). Placeres mundanos, sencillos, casi gratuitos, pero que reportan un gran bienestar y la sensación de haber disfrutado de la vida (aunque sea inconscientemente). Y, cómo va ninguna madre que se precie negar esos momentos mágicos aunque ensucien o sean poco correctos (para según quién). Esta semana los mellizos han estado sembrados. Y yo he disfrutado de lo lindo dejándolos hacer, mirándolos, e incluso guiándolos y colaborando (no, no todo se les ocurre a ellos solos). 

Después de "saltar en los charcos (con las botas puestas)", de la construcción de una casa de cartón (que aún dura mal que le pese al buenpadre el trasto medio descuajeringago en pleno centro del pasillo), y de la creación de serpientes de calcetines viejos, llegan las dos nuevas actividades primaverales:

1. Pintar la acera con tizas hasta que el cemento gris parezca un jardín de flores con camino de baldosas multicolor y algún sol rondando. Llegan a casa para meterlos directo en el programa con prelavado de la lavadora porque en su ímpetu creador se tiran al suelo y hasta sé revuelcan en los dibujos de tiza. Pero, y lo que se entretienen?! Y lo tranquilamente que podemos hablar las malasmadres mientras tanto?

Además, para los criticones del espacio público diré: que la tiza se va con una barrida o un manguerazo, hasta con las pisadas de la gente. Y que es más bonito así. Y en cualquier caso es mejor que algunos mamarrachos en las paredes que no llegan a graffitis (con todo el respeto a este ARTE en mayúsculas). 

2. Pintar y escribir el nombre que recién hemos aprendido a hacer en un cristal empañado tras una buena ducha. Sí, vale, luego el cristal queda lleno de marcas y hay que limpiarlos. Bendito "flish-flish". 

Y en breve llegará rebozarse de arena en la playa, construir castillos con foso y puente incluido, recoger caracolas, jugar a tirar globos o cubos o manguerazos de agua o pintar con helado la barriga de alguien para hacer la gracia. Porqué será que las cosas divertidas en general ensucian y despeinan?
En fin... Ojalá la vida os despeine y os ensucie mucho. 

También os puede interesar recordar: 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES