martes, 29 de mayo de 2012

La subida de tarifas de la guardería municipal o los recortes a la conciliación.

Conversación en Twitter sobre la subida de tarifas de las guarderías públicas en Badalona
Conversación en Twitter sobre la subida de tarifas de las guarderías
El viernes 25 de mayo el alcalde del ayuntamiento de Badalona, Xavier Garcia Albiol, (AlbiolAlcalde_) visitó las guarderías municipales rodeado de su séquito responsable del área de educación  para anunciar la subida de hasta el 44 por ciento de tarifas para el curso 2012-2013. Es hoy cuando se votará en el pleno del ayuntamiento esta subida que responde a la bajada de la financiación por parte de la Generalitat. Lo cierto es que todo lo que argumentó tiene sentido y que se agradece que por lo menos los responsables políticos de la ciudad dieran la cara para explicar los porqués de tanta subida y palos a las familias por todas partes. No hubo grandes debates porque ante la realidad de los recortes, ¿qué más podemos decir más allá de poner cara de vinagre y enconger algo más los hombros? Sin embargo, las familias salimos de allí con la misma impotencia y desesperanza que parece estarse instalando ya en nuestras mesas como uno más. Hacemos cábalas sobre si el años que viene podremos pagar la guardería o nos vale más la pena dejar de trabajar o contratar alguna persona que venga a casa a cuidar de los niños, hacemos malabarismos con números, horarios, abuelos y niños. Empezamos a debatir encarnizadamente quién merece más las ayudas de comedor o las plazas de las guarderías... Las madres trabajadoras, las amas de casa, los que están en paro, los padres de gemelos o más de un niños en edad de guardería... Y es que como dijo hace poco razzorbuzz, son las familias las que están pagando la crisis. Si no fuera por ella, ¿dónde estaríamos? 

 En la guardería Pam i Pipa de Badalona la atención a las palabras del alcalde era patente. "Debido a la situación actual...", cuando un discurso empieza así, cuando un alcalde viene a dar la cara... "Malo, malo", pensábamos todas (y un par de padres sueltos en el grupo). Pues bien, el argumento resumido fue el siguiente:
Debido a la situación económica actual, la Generalitat de Catalunya ha anunciado recortes sustanciales en la aportación que hace para subvencionar parte del coste de la educación y atención a los bebés de 0 a 3 años en las guarderías municipales. Hasta el curso 2010-2011, el coste se dividía en tres partes pagadas por la Generalitat de Catalunya, el Ayuntamiento de Badalona y los padres respectivamente. Eran 1800€ por niño anuales. Pero en el 2011-2012 las cosas cambiaron y la Generalitat de Catalunya anunció un recorte de 200€ por niño, es decir, aportaría 1600€ por niño por año. Sin embargo, la realidad fue otra, al final fueron tan sólo 1300€ y la diferencia de 300€ fue asumida por el Ayuntamiento de Badalona para no gravarlo a las familias.
Para el 2012-2013 la Generalitat ha anunciado nuevos recortes y auque todavía no se saben bien las cifras finales de su aportación anual por niño con plaza en la guardería, es posible que la aportación se reduzca de los 1800€ iniciales a 1200€ o 1000€ en el peor de los casos. La cifra final variará en función de una parte variable de la aportación calculada en función de la renta del municipio y su población. Pero como no se sabe aún esta cifra real final, el pleno del Ayuntamiento de Badalona votará una subida de las tarifas para el 2012-2013 pensando en el peor de los escenarios posibles (que la aportación de la Generalitat de Catalunya sea tan sólo de 1000€ anuales por niño). Esto se traduce en que las cuotas que ahora pagan los padres que son 122€ por niño mensuales subirá a 176€ al mes. La cuota del comedor seguiría siendo de 122€ más por niños por mes y la hora suplementaria de acogida de 8:00 a 9:00 también conservaría los 40€ actuales mensuales por niño que usa el servicio. 
El alcalde se ha comprometido a: 
  1. Mantener su aportación por niño anual sin recortes a pesar del recorte del 7% del presupuesto del ayuntamiento para el 2012.
  2. Mantener las becas y ayudas: 175.000€ anuales a repartir
  3. No subir los precios de los servicios complementarios: comedor y hora de acogida
  4. Volver a convocar un pleno en el Ayuntamiento para reajustar la tarifa aprovada el martes 29 de mayo en función de la cifra final anunciada por la Generalitat (que en pirncipio habría de ser mayor de 1000€ y por tanto la subida no habría de llegar a los 176€ mensuales).
Así pues, la tarifa subiría 54€ al mes, o 648€ anuales por niño que ocupe plaza en una guardería municipal. ¡Eso supone un incremento del 44 por ciento! A nadie se le escapa que además la subida corresponde la diferencia de la aportación de la Generalitat desde el 2010. Los padres cubrirán los 600€ rebajados incluyendo la parte que la Generalitat no aportó el año pasado y que el Ayuntamiento asumió solidariamente desde mitad de curso. Lamentablemente, nadie asegura que esta situación acabe aquí pues aunque la Generalitat se comprometa ahora a pagar, por ejemplo, 1100€ por niño anuales, a nadie se le escapa que puede volver a hacer la misma jugada que este curso y a la hora de la verdad desdecirse y pagar menos sin dar ninguna explicación. Habiéndose planteado esta cuestión al alcalde, Xavier García Albiol se comprometió a que estas diferencias no repercutirían en las familias y que en todo caso pasaría como ahora, que se reajustarían y subirían las tarifas para el curso 2013-2014.

Contando con el incremento, a familia que deje a un niño a las 8:00 de la mañana usando el horario de acogida, y que también deje al niño en el comedor, pagará mensualmente por niño 338€ -676€ los padres con gemelos o con dos niños pequeños de edades muy similares como de 6 meses y 2 años-, que sigue siendo una cantidad inferior a la mayoría de guarderías privadas. Aunque se empieza a acercar lo suficiente como para considerar el cambio dado que la guarderías privadas tienen varias ventajas: un horario más amplio (más allá de las 17:00 en que en la pública hay que tener al niño recogido), menos días festivos, sin horario intensivo en julio, cobertura en agosto y septiembre. Y es que tener al niño en la guardería pública tiene una serie de ventajas como un precio menor, unas instalaciones amplias y cuidadas, mayor número de cuidadoras por niño, un plan educativo certiicado y un menú dietéticamente adaptado y controlado. Sin embargo, tiene también un gran hándicap: el horario. Hay que hacer malabarismos con abuelos y horarios de trabajo poco reales para poder llevar al niño a la guardería de 9:00 a 12:00 y de 15:00 a 17:00. ¿Quién puede salir de trabajar a las 16:00 para ir a recoger al niño habiendo llegado a la oficina a las 10:00? ¿Quién puede ir a buscar a su hijo a las 12:00 -saliendo del trabajo una hora o media hora antes- para volver a llevarlo a las 14:30 y estar de vuelta a las 16:30? ¿Para quién están pensados estos horarios? 

Y esta es una cuestión central. ¿Para quién están pensados estos horarios? A mi modo de ver la guardería es, además de un espacio educativo y de socialización del niño, una medida de ayuda a la conciliación laboral y familiar. La única que a día de hoy existe en este país con tan pocas ayudas a la maternidad y la parternidad, a la conciliación, a la familia. Por tanto, el horario y el servicio debiera facilitar que los padres puedan llegar a una hora decente a trabajar y puedan desarrollar su horario laboral con cierta normalidad. Pero francamente, sin abuelos o canguros es imposible cumplir los horarios de la guardería, y en vez de una medida de conciliación adaptada a las necesidades de padres trabajadores se convierte en un elemento al que hay que adaptarse con muchos malabares. Quizá es que estoy equivocada y que la guardería no es más que un espacio en que dejar a los niños mientras las amas y amos de casa compran, limpian, cocinan y descansan (¿cuántas familias pueden permitirse hoy en día vivir con un sólo sueldo? Desde luego, ser ama de casa hoy en día es toda una opción de lujo -de tiempo-). Esta es una cuestión que salió reflejada en el debate: ¿porqué no se favorece con más puntos a la hora de conceder plazas en la guardería a los padres trabajadores? Pero, ¿cómo distinguimos a las personas que han dedicido estar al cuidado del hogar sin desarrollar además un trabajo remunerado? ¿Cómo distinguimos las amas de casa -o amos- de las personas que están en paro en búsqueda activa de trabajo o formándose para reciclarse -que es todo un trabajo en sí mismo- y que también necesitan tiempo para compatibilizar su búsqueda y sus estudios con la labor de la maternidad y la paternidad?

Este es un debate de prioridades: la importancia que damos a la conciliación como medida de fomento del trabajo femenino -principalmente son las madres quienes reducen jornada o tienen medias jornadas o renunciar a trabajar para ser amas de casa y madres a tiempo completo dado que son ellas las que de media cobran menos y tienen trabajo más precarios, si es que no las han echado directamente después de su maternidad del trabajo que tuvieran y por tanto están en paro en un momento difícil para la reincorporación al mercado laboral-. O si a lo que damos más importancia es a medidas sociales para fomentar los estudios y la ocupación en los sectores femeninos de familias más desfavorecidas -y por tanto complementamos la entrada de los niños en guarderías con programas de estudios y fomento del empleo de estos sectores- y dejamos que el grueso de las familias de clase media y media baja se apañe como pueda con sus trabajos y horarios para atender a los niños. La respuesta influirá en los baremos fijados para dar las becas y ayudas además de la asignación de plazas: ¿A quién damos becas de comedor, a niños de familias con graves problemas económicos y desestruturadas para asegurar la buena alimentación del niño, o a las familias trabajadoras a las que les es imposible llegar a recoger el niño a las 12:00 y que 122€ más al mes les supone un sobreesfuerzo? ¿A quién damos ayudas y prioridad en las plazas, a familias numerosas -aunque dos de los tres hijos ya estén en edad escolar y quizá sin pagar plaza en la educación pública- o a famlias con dos hijos de edades iguales o similares que pagan dos cuotas en la guardería?

El Ayuntamiento de Badalona, y todo el resto de ayuntamientos que están en las mismas, tienen mucho trabajo que hacer. Dado que las guarderías son hoy día la única medida de ayuda a la conciliación existente, las decisiones que tomas afectan en mucho a las ya muy maltratadas famiias que están soportando con estoicismo esta crisis económica y los recortes de servicios sociales, bajadas de salario, pérdida decpuestos de trabajo, subidas de impuestos y servicios como la luz, el agua o el gas y todas las medidas que están aplicando semana tras semana los diferentes gobiernos municipales, autonómicos, estatales e incluso de la UE. Si no ayudamos a las familias a salir adelante, al final será difícil que nadie avance.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES