miércoles, 8 de diciembre de 2010

De pronto, ¡se mueven!

Desde que nacieron se mueven, están vivos, de eso no hay duda. Pero es cierto que los primeros meses sólo abren las pestañas para comer y volverse a dormir y a duras penas si te miran cuando les cambias el pañal. Poco a poco, duermen menos rato las muchas siestas que llenan su día y empiezan a interactuar más. Primero fueron las patadas a todas horas y en todos los sentidos, sólo verlos era agotador. Luego empezaron a mover las manos, ¡qué gran descubrimiento! Pol fue el primero en poner dos dedos a modo de pinza e intentar coger un muñequito de los que colgaban en la cuna, pero al pobre se le escapaba siempre el oso, más que nada porque él mismo no atinaba mucho con el movimiento de mano y lo empujaba en vez de cogerlo.

E Izan se descubrió los pies, los subía, arriba, abajo, impulso a un lado, vuelta arriba, dedo gordo a la boca, ummmm, vuelta a bajar los pies y así infinidad de veces. De tanto balancearse para cogerse el pie acabó quedándose boca abajo, con lo poco que le gusta. Por eso se dio prisa en aprender a volver a estar boca arriba y a impulsarse con el culo, a trompicones y hacia atrás, pero de un modo bastante más efectivo que su hermano que con sus giros de vuelta y vuelta no llegaba mucho más allá de un cuerpo y medio. Izan, en cambio, tenía espíritu aventurero y aunque empezó a moverse más tarde que Pol -cuando parecía que realmente su hermano le aventajaba mucho- cogió carrerilla pronto.

Así que ahora, en poco tiempo, los niños se pasan el día dándose la vuelta de un lado y de otro, cogiendo lo que está a su alcance, reptando hacia atrás, tirando las cosas desde las alturas de sus tronas para ver si descubren lo que es la gravedad y haciendo toda clase de movimientos insospechados para llegar a objetos que parecen, pero no, fuera de su alcance. ¡Cambiar el pañal en estas condiciones se ha convertido en un suplicio, y casi que ni darles un zapato para que lo observen y lo chupen sirve ya para distraerles!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES