miércoles, 11 de julio de 2012

Momentos estelares de Pol: la mujer, no está.



Para troncharse. Pol se había subido a la moto de monedas a la puerta de una tienda de ropa china. Y la pareja de chinos estaba cerrando: apagando las luces, bajando la persiana. Pol como si nada. Mientras el chino esperaba con paciencia que Pol decidiera bajarse de la moto, la china dejó un montón de bolsas de ropa en la acera y se fue. Finalmente, el chino cogió en brazos a Pol y en cuanto lo dejó en el suelo Pol empezó a mirar a diestro y siniestro llamando a gritos a la mujer. Muy serio, miró al chino y le dijo:

- La mujer se ha ido. PERO BUENO, ¡¡¡HOMBRE!!!

A cuadros se quedó el chino mientras Pol le perseguía calle arriba repitiendo todo el rato como un loro que la mujer se había ido, escondido, desaparecido, ¡hombre, hay que ver!

Y la cosa sigue y sigue cada vez que le preguntamos "¿dónde está la mujer, Pol?"
Me moría de la risa... Lágrimas y todo :)

PD: Lo prometido es deuda. Un poco de risa para mantenernos jóvenes y con salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES