sábado, 5 de marzo de 2016

Hijo, no dejes a las mujeres solas

Queridos hijos, esta es de las enseñanzas más importantes que podré transmitiros jamás así que abrid bien los oídos: las mujeres cuentan. Sí, las mujeres valen. Son vuestras iguales. Tienen opinión, sueños, objetivos, ilusiones, ideas. Las mujeres pueden hacer lo que quieran, como vosotros. Y espero que eso quede muy claro para siempre. Porque en este mundo hay quienes piensan que las mujeres cuentan menos, que hay cosas que no pueden o no deben hacer, y si las las hacen merecen ser castigadas, piensan que que solo son caras bonitas para decorar, o peor, que son cuerpos para disfrutar o moneda de cambio, carne de trato o chantaje. Hay quienes creen que las mujeres no pueden viajar sin un hombre a su lado que las proteja. Y si lo hacen y las violan o matan, porque se lo habían buscado. Por ir "solas", por llevar minifalda o enseñar el tobillo. Hay quienes quieren mantener a las mujeres encerradas, encorsetadas, ligadas. Y eso, hijos, es triste. Porque vosotros como hombres no podréis disfrutar de la libertad si ellas no lo hacen. 

Os voy a confesar una cosa: vuestra madre ha viajado sola. Pero sola, sola. También ha ido"sola" con amigas, con uno, con dos, o con tres. Vuestra madre ha viajado en pareja y en grupo. Y sí, la han piropeado, de un modo halagador pero gratuito y de modos obscenos e incómodos; a vuestra madre la han perseguido por la calle, acorralado en algún portal o incluso violentado cuando estudiaba tumbada en el césped de un campus universitario en shorts. Por suerte, aunque vuestra madre gritó a plena luz del día o en calles muy concurridas (porque las mujeres deben cuidarse de andar en lugares oscuros y solitarios), al final no pasó "nada". A parte del miedo, la humillación, la maldita culpa, no pasó "nada" más grave. Pero hubiera podido pasar. Y los titulares me hubieran culpabilizado. Por ir vestida de tal o cual manera, por no haber chillado más fuerte, por no haberlo visto venir y haber huido rápido, por ingenua, o por lista...

Vuestra madre ha tenido que oír en entrevistas de trabajo preguntas sobre su intención o no de tener hijos, o de cuidarlos, ha sido pagada menos que un hombre, mirada de canto por estar embarazada. 

Pero por suerte vuestra madre ha nacido en Europa, y a pesar de los micromachismos y la violencia simbólica, de palabra, de gestos o institucional, vuestra madre ha podido estudiar hasta el final, trabajar, votar, opinar, elegir su casarse o no y con quién. Y vuestra madre viaja sola. O acompañada. O como le da la gana. 

Por eso, hijos, pensad bien lo que decís y hacéis. No os burléis de vuestro amigo diciendo que es un "nenaza" o un "mariquita" como si ser alguien sensible fuera algo malo, como si ser homosexual te convirtiera por arte de magia en alguien "femenino" de un modo peyorativo o si como cualquiera de estas circunstancias fuera motivo de burla y desprecio. No se os ocurra llamar a aquella chica "fresca" o "zorra" porque haya estado con una a mil parejas o porque haga cosas que os desagraden. No despreciéis a vuestro superior porque es mujer. Indignaros y protestad si algún día sois padres y no podéis conciliar o vuestra mujer, si tenéis una pareja femenina, es despedida por ser madre. 

En el mundo seguirán habiendo hombres y mujeres machistas, violentos, subordinadas... Así que defended a los débiles! Gritad, intervenid, sacad los colores... 

Porque, hijos, las mujeres cuentan. Las mujeres valen.

11 comentarios:

  1. Pues si...cuentan y suman!!
    Un Beso fuerte Celia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que suman! Y qué importante es recordarlo...

      Eliminar
  2. Pues si...cuentan y suman!!
    Un Beso fuerte Celia

    ResponderEliminar
  3. Ostras celia, menuda carta .
    Vaya si sumamos...
    Comparto.

    ResponderEliminar
  4. Así es, las mujeres cuentan, los hombres cuentan, todos contamos como personas, todos por igual, con los mismos derechos, con las mismas obligaciones, con el mismo respeto.
    Qué bien que trates esto con tus hijos, con las palabras y con el ejemplo.
    Ayer dediqué la primera hora de la clase a explicar a mis alumnos por qué existe "el día de la mujer". Se creó un debate. Lo triste es que muchos niños de quinto curso de primaria pensarán que un hombre debe cobrar más que una mujer, porque trabaja más, porque se esfuerza más, porque es más importante...me quedé muy triste...
    Por favor, familias, hablemos más con nuestros hijos, tratemos estas cosas importantes, eduquemos en valores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Loly. Es triste porque ves que generación tras generación se perpetúan y reproducen los mismos estereotipos una y otra vez. Pero no es sorprendente teniendo en cuenta que hay mucho machismo soterrado y normalizado en todo (TODO) lo que hacemos y decimos, y sobretodo en lo que hacemos. Es evidente que los niños aprenden por imitación y el modelo no está listo para copiar 😓

      Eliminar
  5. Quise decir que pensaran, no en futuro. Se coló la tilde.

    ResponderEliminar

Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES