viernes, 4 de septiembre de 2015

Las infinitas vacaciones escolares (con actividades pasan mejor)


Las vacaciones escolares son infinitas. Bueno, no, pero lo parecen. Sobre todo cuando hay que turnarse con el padre y los abuelos y pagar casales y actividades para conseguir llenar el tiempo de tan extenso período de descanso (para los niños). Vaya por delante que yo disfruto mucho de mis mellizos y que nos pasamos el día haciendo cosas: actividades por aquí, talleres por allá, juegos de mesa, espectáculos de danza, excursiones, más excursiones, playa, piscina, playa, piscina, búsqueda de conchas, chiringuito, sofá, consola, tele, libros... Y vuelta a empezar. Pero que las vacaciones son largas, son largas. Y caras, que llenar tanto tiempo libre con poco dinero es casi misión imposible sin acabar desquiciado o lobotomizando tanta actividad delante de las pantallas. Menos mal que una es hija de hippies y tiene algunos recursos. Chapuzas y caseros, todo sea dicho de paso, pero recursos divertidos al fin y al cabo. Porque no, mi vida no es Pinterest ni mi habilidad con las manualidades me convierte en una súper mamá crafter o diyer o lo que sea que se lleve ahora además de los cupcakes. Pero oye, que no nos quede muy bonito no significa que no lo pasemos bien, aprendamos, nos ensuciemos y seamos felices.

¿Qué qué hemos hecho estos días? Puesss, ¡un montón de cosas! A ver si alguna sirve de inspiración: 

  • - Hemos montado unas marionetas de papel del LIDL maravillosas. Soy muy fan del LIDL y todos los juguetes y propuestas de manualidades que se encuentran de tanto en tanto. El año pasado ya hicimos marionetas con cucharas de madera (de esas de remover la sopa en el cazo) y este año las hemos hecho con bolsas de papel de colores y los recortables para hacer los brazos, bigotes, ojos y demás. Nos lo hemos pasado en grande haciéndolo y luego haciendo las obras de teatro. Pasen y vean :) 


  • - Hemos hecho collares con las conchas que hemos encontrado en la playa. Hemos buscado específicamente las que ya tenían algún agujerito para luego poder hilvanarlas. ¡Lengua fuera para meter el hilo en el agujero, así nos concentramos más!
  • - Hemos pintado con acuarelas combinando con lápices y figuras mojadas en tinta. Y hemos añadido a los dibujos fotos recortadas, maíz de colores del que mojándolo se pega para hacer figuras, plumas, piedrecitas y todo lo que pillábamos por la casa (y por la calle). 
  • - Hemos enseñado a los mellizos de 5 años a jugar a Parchís y ahora cuentan hasta veinte que se las pelan. ¡Menudos están hechos! 
  • - Al Parchís y otros juegos de mesa como "Escaleras y serpientes" o "¿Quién es quién?". Este último es un ejercicio fantástico de lógica, les ha costado un poco comprender que si preguntan una vez si el personaje es hombre, luego no sirve de mucho preguntar si es mujer. O que es mejor hacer preguntas genéricas primero y de detalle después para eliminar el máximo de opciones. Además la versión que tenemos es de personajes de Disney y les ayuda mejor a identificar el personaje haciendo preguntas sobre sus habilidades o sabiendo decir su nombre sin tener que leerlo (no, mis hijos de 5 años que empezarán P5 no saben leer y a mucha honra, que no hace falta todavía, pero ese es otro tema). 
  • - También hemos jugado "a la carta más alta" y así han aprendido bien los números del 1 al 10, a sumar, y a restar, a crear una estrategia para saber qué carta conviene tirar en cada caso, y además idiomas (unas veces contamos en castellano, otras en catalán y otras en francés). 
  • - Otro juego recomendable: "Monos Locos". Menuda destreza en sacar los palos sin que caigan los monos... Seguro que si le pregunto a mi hermana la psicoterapeuta me dice que es bueno para la concentración y la psicomotricidad fina ;) 
Y así vamos pasando los días, improvisando. adaptándonos a estos días de lluvia y sol que no se aclaran, a los resfriados que nos tienen fritos, y a lo que nos apetece hacer en cada momento. No son vacaciones en China ni el Caribe ni muy emocionantes en cuanto a diferentes, pero nos lo pasamos bien y disfrutamos sin gastar mucho. Entre medias tenemos peleas de hermanos, por supuesto, reconciliaciones, negociaciones (por si no lo sabíais, con gemelos TOOOOODOOOOO se negocia) y algún que otro gruñido de madre cansada. ¿Quién me iba a decir a mí que después de salir de la primaria volvería algún día a hacer tantas manualidades y a jugar tanto a juegos de mesa? Yo que odiaba los "dibujos" de lentejas, va Pol y me dice que le hace mucha ilusión hacer una actividad con lentejas, cuanto más pequeñas mejor... Contra gustos, colores ;) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagrameando con @celiaramon

MIS ENTRADAS MÁS POPULARES